viernes, 5 de febrero de 2010

[habitar]




Pensó que nunca regresaría a aquella casa. La noche se apoderaba de
la gran reja de entrada y la luna comenzaba a cubrirse de nubes espesas. Caminó por el sendero de tierra y casi llegando a la puerta decidió entrar por la parte trasera para así ver una vez más los fucsias y violetas de la aljaba. Giró la llave. El olor a habitación húmeda le inundó el olfato. Caminó rápido hacia la sala central, escapando de los recuerdos. La invaden.
primer escalon
me voy a la cama
mitad de la escalera
ya viene el doctor, intentá descansar
unos pasos más
tu bebe está muerto
silencio
el silencio sordo de la casa vacía
dormir por días, meses quizás
Una vez en el cuarto principal, abrio el placard, tomó aquello que buscaba y de reojo vió una caja de madera. Levantó la tapa. Una gran colección de monedas del mundo, pero esta vez sin recuerdos. Blanco. Vacío. Me pertenece?
Cerró la tapa y bajó las escaleras. Apuró el paso, en casa la estaban esperando. Cuando cerró la puerta de entrada comenzaban a caer las primeras gotas de lluvia.
Sanará.


Foto+texto: CeLeS!
También publicado en "El Taller"

3 comentarios:

León dijo...

Me gustó, tiene dejos de Cortazar desperdigados, te hace imaginar realmente lo que vas leyendo.

Un beso Celes, que andes bien!

White Rabbit. dijo...

Que hermosa foto.

Blad dijo...

Hermoso, corazón de madre, deslizarse de hija, comprensión de amiga... Un honor leerte...una delicadeza tus fotos! Te quiero!!